BOVINIUM
Regístrate o inicia sesión para tener acceso a todos los contenidos.
news

Investigadores brasileños desarrollan un protocolo para producir carne de vacuno neutralizando las emisiones de gases

El protocolo abordará tanto el cuidado del medio ambiente como la seguridad alimentaria.

Investigadores de Embrapa Gado de Corte han desarrollado un protocolo para producir carne de vacuno atenuando los impactos de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI).

Los científicos han creado en Brasil el protocolo Carne Carbono Neutro (CCN): un conjunto de estándares que deben seguir los productores y han de ser avalados por un certificado de Embrapa. Basado en sistemas de integración cultivo-ganadería-bosque, o silvopastoril, la propiedad puede pedir el uso del sello CCN, que se le otorgará después de la evaluación y aprobación.

La ventaja de esta certificación es que no excluye otras certificaciones y se puede agregar a etiquetas de razas específicas.

La presencia de árboles integrados en el sistema de producción es uno de los requisitos del protocolo. El productor puede integrar ganadería con bosque (IPF) o bien insertar cultivo en el sistema, lo que se conoce como integración cultivo – ganadería – bosque (ILPF).

La certificación no se otorga a toda la propiedad, sino al área de producción de CCN que debe tener un sistema ILPF o ILP. Si el productor va a implantarlo en un área de pasto, debe colocar a los animales cuando los árboles tengan al menos seis centímetros de diámetro. Así, asegurará que los animales no ocasionen daños a los árboles, reduciendo el valor comercial de la madera. La presentación del inventario forestal anual continuo también es necesaria para monitorear el secuestro de carbono.

Con un objetivo similar, el protocolo marca obligaciones como el registro del contenido de carbono en el suelo a través de muestreos semestrales o el control y la presentación del registro del rebaño (incluyendo el número de animales en el área, con fechas de entrada y salida, e incluso las muertes), entre otras.

Además, la proyección de este protocolo no se limita al cuidado del medio ambiente, ya que también establece procedimientos para cubrir otras áreas como la seguridad alimentaria.